lunes, 21 de septiembre de 2009

La Fabulosa Historia de la Caca

.

Dentro de mis pasatiempos favoritos está el de tomar cerveza, hacer yoga testicular y ver películas malísimas, de esas que dan en el i-sat como a las 5am, de esas que algunos consideran 'de culto', mientras que otros, las encuentran más malas que gastarse la plata de los remedios del abuelito diabético para comprarse una guitarra.

Típicamente estas piezas creativas, que mezclan lo absurdo y lo psicodélico, suelen tener títulos extravagantes como 'Las Madres Caníbales del Espacio Exterior' y 'Alice in Acidland', o en otros casos, toman una película clásica y le hacen una pésima secuela, con un título como 'Los Chicos del Maíz VII: La Venganza de la Coronta'.

En fin, la cosa es que estaba buscando la joyita fílmica 'Naked Lunch' y de pronto me encontré con un título que me dejó perplejo, un nombre que me evocaba curiosidad, asco, morbo y risa al mismo tiempo, se llamaba; The Fabulous History of the Poop, o en buen chileno, La Fabulosa Historia de la Caca.

Lo más impactante vino después, cuando me di cuenta de que no era una comedia (o algo así) sino que un documental al estilo History Channel, pero con menos presupuesto, que tenía 4 capítulos de 50 minutos cada uno, con nombres tan perspicaces como 'La Revolución de los Tronos' y 'Los Excrementos Sagrados'. Estos contaban la historia de la caca y los comportamientos de los hombres con ella, revelando datos anecdóticos como que las geishas se pintan la cara con guano de ruiseñor y otros tan curiosos como que el apodo 'trono' deriva efectivamente de que había asientos de rey que tenían un baño incluido, donde nuestras heces caían en un cajón que posteriormente era retirado por algún plebeyo no remunerado.

Y hasta aquí todo iba bien, pero se empieza a poner cada vez más educativo, porque de a poco voy asimilando algo que encontré más asqueroso que los calzoncillos de 'Calbuco'. Créalo o no, existe la ShitBurger (hamburguesa de caca) y aún se comercializa en supermercados orientales, pese a que no ha tenido una gran aceptación en Japón, su país de origen. Los japoneses están locos, pero me caen bien porque aceptan sus locuras y las muestran en youtube.

Quizás a estas alturas alguien ya se ha molestado porque esté hablando de la caca; me pueden encontrar asqueroso, me pueden tildar de vulgar e incluso me pueden acusar de ser amigo de Spiniak, pero en realidad mi cuestionamiento solo se trata de entender nuestro tabú social con las deposiciones, de hecho, el documental muestra que existe un nombre 'en clave' para referirse a ellas y así evitar las situaciones poco decorosas, este pseudónimo es: "la rosa".

Esto me causó una preocupación horrible, si en varias décadas más nuestra vergüenza llega a niveles donde todos nos referiremos a la caca con apodos florales, entonces, ¿Qué pasaría con el clásico de Sandro y su "Rosa, rosa, la maravillosa"?. Sería conocida como la apología de la caca.

Es como una especie de pudor reinante en esta humanidad que pierde su humanidad, y por supuesto, los más afectados por esto somos nosotros; porque para las mujeres el imaginarse a un hombre 'manejando el volante de loza con los cachetes' es una imagen mental grotesca, y en la realidad puede llegar a serlo, pero para los hombres es muchísimo más difícil concebir a la mujer que amamos en el baño. Es como si Mario Bross llegara a rescatar a la Princesa y Honguito le respondiera "Vas a tener que esperarla un segundito, es que está cagando".

Como que los hombres somos más inocentes en ese sentido, más idealistas, o quizás hasta anti-naturalistas, ¿Se han dado cuenta?, como que creemos que las minas no hacen caca... Y en el remoto caso de que lo hagan, de alguna manera mágica y misteriosa, la suya no huele mal. Somos bien pavos.

Darme cuenta de esto ha suscitado intensas preguntas en mi mente, por ejemplo, '¿Ellas habrán hecho caca en grupo?', cada una en un cubículo de baño, fumándose un pucho, tirándose peos y jugando battleship... "¡Ohh Gaby, hundiste mi bombardero!".

En fin, este mundo está loco. Ahora es considerado normal que un estudiante mate a todos sus compañeros del colegio porque lo molestan, es normal que los políticos nos metan el dedo en la boca cada cuatro años y es normal, incluso un símbolo de belleza y estatus social, el hacerse un lifting (palabra siútica para decir 'estirarse la cara'), pero, ¡Por favor!, ¡No hablemos de caca, es que eso no es normal!

¿Saben qué?, paremos de ser tan falsos. Tomémonos la vida un poco más tranqui y dejemos de sentir vergüenza por las pocas cosas naturales que nos quedan. Si total, cuando vamos al baño a 'liberar a willy', a todos nos salpica un poco de agua en el poto.


Solo para los morbosos y valientes, les dejo el link al documental acá, pero recuerden, si Carl Lewis le está pidiendo pista para romper un record mundial de velocidad, déjele pasar.
.

2 personas han meado mi árbol:

Daniel Rico dijo...

Muy bueno che.

Salvador Dali, para hacerse el interesante con Gala cuando la conocio le dijo que practicaba la coprofagia.

Muy bueno tu sitio, saludos.

Catii Gavilán dijo...

wn que te juro que me retorci de risa !!!! Notablee completamente !
slds !